Bienestar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores con el propósito de controlar los accidentes y enfermedades laborales.
En este contexto, la salud mental se entiende como un estado de bienestar en el que la persona es consciente de sus propias capacidades, y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad.
En la actualidad es relevante que las empresas se hagan cargo de temáticas como factores psicosociales, trato laboral, acoso psicológico e intimidación en el trabajo entre otros, para prevenir dificultades físicas y psicológicas que interfieran en la calidad de vida y rendimiento laboral de sus colaboradores.

BIENESTAR Y SALUD OCUPACIONAL

Según la OIT y la OMS podemos entender salud ocupacional como “la promoción y mantenimiento del mayor grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones, mediante la prevención de las desviaciones de la salud, control de riesgos y la adaptación del trabajo a la gente, y la gente a sus puestos de trabajo” todo lo cual repercutirá positivamente en el trabajador y en el desarrollo su trabajo.

SALUD EMOCIONAL

La salud emocional es una parte esencial de la salud general e integral de las personas y se relaciona directamente con el bienestar psicológico de las mismas. Es decir, ser consciente de las propias emociones favorece la autoestima y confianza, permite gestionar de mejor manera las emociones y ayuda a tomar mejores decisiones, guiando positivamente nuestro comportamiento. El desarrollo de esa habilidad implica una mejor salud mental que promueve la productividad y rendimiento en las distintas áreas de la vida, impactando particularmente el ámbito laboral.

AMBIENTES SALUDABLES, POSITIVOS Y CALIDAD DE VIDA

Un ambiente saludable y positivo que promueva un balance entre la vida personal y profesional, mejora el nivel de satisfacción y calidad de vida.
Asimismo, un entorno laboral de calidad favorece una sensación de seguridad y desarrollo personal/profesional, generando culturas organizacionales positivas y ambientes saludables, mejorando la productividad y disminuyendo el ausentismo a través de la promoción de la motivación, compromiso y responsabilidad en el desempeño individual y de equipos.

PREVENCIÓN- SEGURIDAD Y GESTIÓN DE FACTORES PSICOSOCIALES

La identificación de riesgos o intervención oportuna de las condiciones de trabajo y de los factores psicosociales pueden afectar en forma positiva o negativa, el bienestar y la salud (física, psíquica o social) de los colaboradores.
La prevención, seguridad de las condiciones físicas, ambientales y la gestión de los factores psicosociales en el ámbito ocupacional, hacen referencia a la implementación y promoción de normas, medidas, programas y acciones que eviten los accidentes laborales y enfermedades profesionales según la Ley 16744 y el “Protocolo de Vigilancia de Riesgos Psicosociales en el Trabajo”. Siendo supervisadas por organismos competentes.